viernes, 24 de junio de 2011

Ritual de invocación de la diosa Sekhmet

Por Nélida



Antes de leer el ritual y hacerlo, es conveniente leer todo lo anterior que he ido enviando, porque ello nos ayudará a empatizar mágicamente con ella, así como leerlo antes para visualizar los símbolos que se van a generar en este viaje de la cosnciencia…..Una vez hecho esto, olvidar todo. La transformación se hará por si misma y en si misma.


Antes de comenzar esta meditación activa, se recomienda hacer
el símbolo de Sekhmet, para que esté presente en todo el viaje, simbolizando la energía pura de esta diosa en un sol y una luna, los cuales forman parte de LA MISMA ESFERA, es decir, las dos energías (solar y lunar) en el Uno. Así lo hemos hecho los practicantes de Alta Magia.



Este mandala se puede hacer con un trozo de arcilla (tierra) y pintarla con su símbolo. Por una cara pondremos la luna y por la otra el sol. También puede cogerse una piedra y grabarlo o pintarlo. (Al gusto). No se trata de pintar un sol y una luna juntos, como medidas medias de algo, sino un sol completo y una luna completa, por un lado y respectivamente por otro.


Dejar al ego tranquilo, esto es esencial, no introducir pensamientos censuradores, del tipo: "esto no era así....Ahora qué venía....No, no! Vendrá lo que tiene que venir para cada cual, solo hay que poner el Intento y su poderosa magia actuará….y dejar que el cuerpo se manifieste como desee, si quiere moverse que se mueva, que dance o que coja formas antropomórficas en sus gestos….. recordad que estais solos y no teneis que estar pendientes de nada externo, solo de vuestro sentir y vuestro viaje interno y eso no significa que el cuerpo esté atado. Pues desde esta libertad, solo me queda desear a los "atrevidos" :
¡Buen viaje!.
Comenzamos:





VIAJE AL TEMPLO SECRETO ONIRICO-METAFISICO DE
SEKHMET.

Hacer un círculo mágico de protección y el ritual del pequeño pentagrama.

Tener un fuego cerca. (Fuego, candil, vela....). Estar tranquilo y solo en el lugar elegido.

Cada mago pondrá sus implementos en el altar y el mandala en el centro.
El iniciado irá vestido con ropas naranjas, amarillas o rojas.

Quedará en silencio.

Hará sus respiraciones adecuadas y entrará en estado alterado de consciencia, en su Yo Interno.
Verá que está en una ciudad egipcia abandonada y en ruinas, las arenas se la están tragando. Vislumbrará una puerta de piedra de la cual sale una luz natural, pero de la que no se ve su fuente.

Uno se dirige hacia alli y entra por el dintel de la puerta. Todo desaparece a su alrededor y está solo en el desierto. La luz que se vislumbraba era el desierto ardiente y vacío a través de un útero de piedra.

Uno siente en su corazón la energía que le da su soledad, como el vacío luminoso que se extiende a su alrededor, siente la similitud y la igualdad entre él y el grano de arena, siente que el Tiempo le abraza a uno y al desierto a la vez, porque son parte de la misma cosa y siente la temperatura ardiente de todas las emociones, de todos los sentimientos, de todos sus sueños inacabados, los que se hicieron y los futuros que están por llegar, TODO lo contenido e inmanifestado en su vida.................(Recordad....Dejaos libertad para sentir, para llorar, para reir, para "morir", para vivir en el éxtasis de Dios, que es locura divina para los hombres).

Así proviene la oscuridad de la noche (el tiempo de estancia en cualquier lugar lo determina cada uno).

La luz de Ra se ha ido y Isis está apareciendo… miramos nuestras manos y vemos que alrededor de ellas hay un aura verde, las frotamos y levantamos las palmas hacia el infinito azul plagado de estrellas, hacia nuestra señora Nuit y sentimos como va corriendo por nuestro cuerpo una energía fuerte, que puede ver en la oscuridad, que huele el agua a lo lejos y en lo profundo de las arenas y que nos hace movernos en la oscuridad con sigilo, pero con firmeza y confianza, nos hemos convertido en un león/leona del desierto.

Aquí, uno se abandona a esta energía e intenta sentir sus instintos de Vida bajo la presencia de la diosa, su no dualidad con la naturaleza que le rodea, se deja ser la leona/on, en el vacío del desierto.

Cuando uno se mira a sí mismo y reconoce la energía verde que porta, vuelve a su consciencia humana.

No ha amanecido aún , hay claridad pero no vemos el sol. El cielo está de color gris como si tuviéramos el mar encima. Nos dirigimos hacia una roca gigante y esférica, perfecta que está en el horizonte….algunos recordarán…

Cuando llegamos a ella nos está esperando nuestra contraparte Hombre o Mujer (depende de lo que uno sea). La que reconocemos, la que nos reconoce y cogidos de la mano, nos metemos en un laberinto que es el camino para llegar al interior de la Madre Roca.
Vamos sin prisas, pero sin pausas y escuchando cada vez más el fuerte sonido de un Océano.
Estamos llegamos a la mitad del camino. Alli hay seres hermafroditas que preguntarán a dónde vais y a quien buscais, cada uno le dice la verdad, lo que busca y a quien busca , porque ellos son amigables y sinceros y están allí para ayudar al caminante que se introduce en estos laberintos del interior de la Piedra de los silencios.

Por fin, caminando hacia arriba, llegamos por abajo a la entrada. Es un círculo de piedra que contiene la fuerza del mar dentro de él, justo en su centro de este gran océano salvaje y contenido, casi inexpugnable hay una roca salvaje, con estrias como arrecifes sin pulir, pero en su centro está lisa como una cáscara de huevo y ahí es donde debemos ir.

Andando alrededor del círculo y mirando como las olas salvajes están constantemente queriendo romper contra la roca (anillo circular) que lo contiene, pues es verdaderamente una fuerza inconmensurable, toda la vida y la fuerza de los océanos están contenidos en este círculo de piedra, igual que la potencia de vida contenida, pero inmanifiesta que sentíamos en el desierto ¿recordáis?. Seguimos andando en círculo y encontramos una gran copa de piedra, un portafuegos, que contiene un don en su interior.

Antes de meter la mano en el fuego, uno se funde con su compañero o compañera, es decir con su contraparte que le ha ido acompañado en este viaje y , absorbiendo la energía (cuerpo energético) por la boca. Uno se sentirá completo. Entonces meterá la mano en el fuego y sacará un medallón de oro lo levantará y verá que tiene una luna grabada y uno sentirá como es feliz recibiendo las energías lunares y acuíferas en su interior.
Después le dará la vuelta y verá que tiene un sol y sentirá la confianza y la firmeza de lo que ES en su corazón.

Entonces el Iniciado traspasará hacia el centro de la piedra que está en el centro del océano, aquella que eran riscos en su exterior y lisa en su interior y sintiéndose El Mismo o el mismo, pero completo y agusto en su corazón, se pondrá en el centro, de pie (también en esta realidad) y con la pierna izquierda con un paso hacia delante levantará las manos con las palmas abiertas y gritará su nombre: SAAAAKHMIIIISSS!!!!, Y cerrando los puños como si se hubiese cogido el aliento universal...... poco a poco los bajará.
Entonces puede que la Diosa se Presencie con uno de sus más de 4.000 aspectos, (recordad que no hay que censurar, lo que se presente está bien).

Uno le enseñará las palmas de las manos y ella cogiéndolas, si te acepta, te dará un nombre, el cual será secreto, secretísimo y solo deberá ser utilizado en momentos donde uno necesite de su energía en lo exterior y cuando necesite introversión y quietud en su interior. Este nombre será usado como un mantran mágico y sagrado para mantener la Energía Vital de Sekhmet en nuestro interior, la Gran Fuerza Primigenia que prevalece ante todo, ante cualquier acontecimiento de vida/Muerte. (Será siempre un secreto entre ella y uno mismo). El nombre mágico obtenido es un sello de Poder.

Estar en esta unión y en este centro pétreo con la diosa lo que queráis.
Al venir a vuestra consciencia traer el nombre, apuntarlo y guardarlo en lugar seguro y sagrado. Haced un sigilo con él o incluirlo en el mandala de Sekhmet. Su poder es vuestro poder y sois responsables de vuestra libertad.


En realidad, merece la pena abrir y traspasar puertas, es decir, vivir el viaje de la consciencia.
¡Gracias a todos, por traerla con vuestra atención y consciencia al leer los textos que la nombran, porque esto mismo, en estos momentos hace acto de su manifestación, pues así se da a la vida y ES donde está existente y donde más que nunca necesita ser comprendida, que su Fuerza, la que siempre prevalece en el interior nunca te falte!!..... .En vuestro honor, por ser canales de esta fuerza y para nuestra amada Sekhmet, se ha traído a través del ensueño este viaje interior.